escenarios.uy

Switch to desktop Register Login

Elecciones y Educación

Elecciones y Educación
Octubre. "Bien avanzada ya la campaña electoral de los partidos políticos – a cinco días de cumplirse la instancia de octubre-podemos (debemos) pensar que han quedado ya definitivamente expuestas a la ciudadanía sus principales propuestas de gobierno para el quinquenio 2015-2020."
 EDUARDO SEGUESSA (*)

"En orden de prioridades, la seguridad o inseguridad pública (parece ser ¡vaya sutileza! que hasta el prefijo colabora con la comprensión de posturas contrapuestas), ha vuelto a ubicarse a la cabeza de los desvelos de todos; aunque no sabemos bien si son los desvelos de las colectividades políticas, de sus intangibles “equipos de especialistas”, o simplemente de los distintos candidatos a la Presidencia de la República, al momento de exponer (¡uf!, casi escribo DEBATIR) sus proyectos.
La EDUCACIÓN como tema político, en cambio, continúa comportándose como un peligroso iceberg que aflora, se sumerge y vuelve a aparecer en el mar cambiante y siempre agitado de una opinión pública constantemente manipulada por los intereses partidarios.
De cualquier modo, con mayor o menor énfasis ha estado siempre presente en las entrevistas, discursos, foros y ateneos (¡uf!, casi agrego DEBATES) de los que vienen participando los presidenciables y fundamentalmente, en el aluvión publicitario que venimos soportando.
Es obvio; puede quitársele centralidad, pero no eliminarla de las agendas. Y en este contexto de jerarquizaciones temáticas cambiantes –no nos sorprende- a la Educación se le continúa adjudicando las mismas “propuestas para el cambio” lucubradas durante los tres o cuatro años por quienes hoy aparecen como aspirantes a la Presidencia y los “especialistas en educación”, algunos de los cuales son señalados ya como seguros candidatos a ocupar los cargos más relevantes en el área, para el caso de que su partido triunfe en los próximos comicios.
¿COHERENCIA, DESPREOCUPACIÓN, INCAPACIDAD?
Se podría pensar que mantener vigentes los planteos realizados en el pasado cercano, contiene el valor de la coherencia.
Pero no nos equivoquemos; se está confundiendo (¿deliberadamente?)el abordaje de la problemática del sistema educativo como tal (Educación como SISTEMA, como integralidad, como totalidad, como complejidad), con el análisis simplista , parcializado (partidarizado) de hechos puntuales: paros docentes, deserción estudiantil, número de clases para el año lectivo, ubicación de los estudiantes uruguayos en pruebas internacionales, la excelencia de la educación privada, formación docente, …
En consecuencia, puede afirmarse que en la presente campaña no existen propuestas estructurales para la mejora de la Educación Nacional, burdamente sustituidas por una colección de asuntos y hechos descoordinados, descontextualizados, que sí hacen a la educación, pero que muy lejas están de constituir un planteo serio de gestión coherente e integral.
LOS ERRORES CONCEPTUALES
Preocupante; muy preocupante. Y lo que es peor, la re- exposición de las viejas/nuevas “propuestas”, ha puesto de manifiesto que ni siquiera ha existido la preocupación por corregir errores conceptuales que muy poco han colaborado con la comprensión de los auténticos problemas de la Educación Nacional.
Así, se ha continuado manejando:
El tiempo cronológico como tiempo pedagógico,
La cantidad como calidad,
La enseñanza como formación integral,
El título universitario para los Docentes como factor de mejora,
La Ley General N° 18437 como refundadora del sistema educativo,
Las políticas sociales como única respuesta a la atención a la diversidad.
¿EDUCACIÓN PÚBLICA O PRIVADA?
Podríamos continuar con la enumeración, pero en esta oportunidad quiero detenerme particularmente en el análisis de uno de esos persistentes “errores conceptuales”, que distorsionan la reflexión de quienes pretenden conocer, comprender y explicar la real situación de nuestra Educación:
“LOS LOGROS DE LA EDUCACIÓN PRIVADA ESTÁN SUPERANDO AMPLIAMENTE
A LOS DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA”
“Las familias están sacrificando buena parte de sus ingresos para asegurar a sus hijos una mejor formación en la Educación Privada.”
“Hay que poner la atención en lo que está haciendo la Educación Privada, para proponer cambios en la Pública.”
En diciembre pasado, en un extenso artículo de El País (3/12/13; pág. A-5) sobre los resultados PISA, un recuadro expr**esaba: “Los resultados según entorno y sector institucional de las PISA muestran que los centros privados tuvieron desempeños ampliamente mejores que los públicos (…)”
Al respecto, debemos establecer enfáticamente que LOS RESULTADOS ACADÉMICOS DE LA EDUCACIÓN PRIVADA NO PUEDEN CONSIDERARSE COMO PARÁMETROS PARA MEDIR LOS NIVELES DE APRENDIZAJE DE LOS ALUMNOS DE LA PÚBLICA, SIMPLEMENTE PORQUE AMBOS MODELOS NO SON COMPAREBLES.
Fundamentamos:
1)- ALUMNADOS: Las características y la normativa que definen el modelo de Educación Privada en nuestro país habilita a las instituciones a ejercer la selectividad sobre la constitución de su alumnado: - En primer lugar, pueden ingresar (existen excepciones) los hijos de familias con ingresos medio-altos y altos, y en algunos casos, los hijos de familias que , con ingresos más bajos, deciden hacer un esfuerzo considerable apostando a las posibilidades de los colegios privados.
En buena medida, esta “selección natural” propende a la constitución de alumnados provenientes de hogares más estables, con mayores posibilidades de incidir en la salud y crecimiento de los chicos, y niveles educativos y culturales que favorecen el desarrollo intelectual más armónico.
En definitiva, el alumnado que ingresa a los colegios privados llega ya a ellos con altísimas posibilidades de éxito en su escolaridad. En el decir de una Inspectora amiga: “son los que con desafíos cognitivos atractivos, aprenden solos.”
Concomitantemente, el ejercicio de esa discrecionalidad permite también a los privados “filtrar” el ingreso de alumnos con problemas conductuales y de adaptación, con déficits físicos complicados, con barreras intelectuales, etc. .
La Constitución y las leyes vigentes, en cambio, imponen a las instituciones públicas la inclusión obligatoria de TODOS los alumnos y alumnas, sea cual fueren sus potencialidades intelectuales, su condición social, sus limitaciones físicas y sensoriales, etc..
Esta substancial diferencia, inhibe por sí sola cualquier intento serio de comparación. No obstante, existen otros elementos que les diferencian:
2)- SUPERVISIÓN: Mientras en los centros educativos públicos se verifica la constante participación de los Supervisores (representantes del sistema) para analizar diagnósticos y proyectos derivados; dar seguimiento a su desarrollo, evaluar procesos, desempeños y resultados, consensuar las correcciones y cambios que se consideren necesarios para su mejora, a través de múltiples visitas de orientación, extraordinarias y de evaluación a la totalidad de los Docentes, en los centros privados, a pesar de lo establecido en el Artículo 1° del Reglamento de funciones del Inspector Zonal (Circular 371/98), la supervisión se limita en la práctica a una visita a la Dirección, 1° y 6°, o a una única visita de carácter institucional.
En definitiva, la aplicación de una u otra técnica de supervisión, deja la impresión de que el Sistema se está despreocupando de saber lo que sucede en los colegios privados, respecto a proyectos, currículo, metodología, resultados, etc..
3)- DOCENTES: El desempeño de la Profesión Docente en el área de la Educación Pública es siempre posterior a la obtención del título correspondiente (quedan escasísimas excepciones en la Educación Secundaria). Acceder a los cargos efectivos de aula, dirección e inspección, solo es posible a través del instituto del concurso.
Los puntajes obtenidos en concurso, a su vez, permiten ordenar a la casi totalidad de quienes pretenden ocupar cargos en calidad de interinos y suplentes. Todos, sin excepción, mantienen una directa dependencia de los puntajes adjudicados por sus respectivos supervisores, y en situación de aspirar a participar de los cursos y concursos que habilitan los ascensos, cobra enorme relevancia la formación en servicio de Maestros y Profesores.
Los Docentes que se desempeñan en la Educación Privada, por su parte, poseen título habilitante (aunque podrían ser estudiantes del último año de su formación básica) y acceden a los cargos por acuerdo contractual con las instituciones, por lo que el hecho de concursar carece, en la mayoría de los casos, de valor. Los ascensos, en estructuras tan rígidas, funcionan como decisiones empresariales y el estímulo a la participación en instancias de formación en servicio suele no ser lo más frecuente, por lo que la actualización pedagógica, en la mayoría de los casos, ingresa a los colectivos con el aporte de los Docentes que en diferente turno se desempeñan en la Educación Pública.
Las notorias diferencias en la constitución de los alumnados, las formas en que incide (o no) la supervisión, las características que determinan el “ser Docente” en las áreas de la Educación Pública y Privada, entre otras, justifican fehacientemente la afirmación que hiciéramos en relación a la imposibilidad de establecer comparaciones entre los resultados de ambas.
El error, hijo de la defensa a ultranza de posturas neoliberales extremas, que no conciben otra forma de imponer las “virtudes” de lo privado frente a la “ineficiencia” de lo público en todos los campos del acontecer de las naciones, se introdujo como una dicotomía más, sin demasiada sutileza ni sustento, en el campo de la discusión pedagógica.
----------------------------------------
En buena medida, las propuestas que para la Educación han planteado los diferentes partidos políticos, contienen “errores conceptuales” como el que hoy abordamos.
Bien vale la pena analizarlas con la profundidad que la temática merece, para ir previendo qué Educación hemos de tener en el próximo quinquenio y evitar sorprendernos luego."

(*)-Maestro en escuelas públicas y privada. Director efectivo en Escuelas comunes, Habilitadas de
Práctica y Tiempo Completo. Inspector de Distrito (E) y Departamental (S). Profesor de
Didáctica, Investigación Educativa y Enseñanza de las CC.SS. (I) en el I.F.D. de Rocha. . (Actualmente retirado)