escenarios.uy

Switch to desktop Register Login

Política y Educación

Política y Educación
Febrero. La conocida saga uruguaya” LA EDUCACIÓN EN CRISIS”, que disputó cada punto de rating y ranking con”INSEGURIDAD”, durante todo el pasado año, está de vacaciones.La lógica del calendario establece que los alumnos y Docentes de los diferentes niveles de nuestra educación, están de vacaciones.
 *Eduardo Seguessa

Sin embargo, si nos basamos en lo que no se ha dicho, visto ni escuchado por estos días, fundamentalmente a través de los medios, podría concluirse que autoridades, consejeros, asesores, críticos, estudiosos y analistas especializados –todos- están de vacaciones.
¿Qué ha pasado durante este enero? ¿Será que las altísimas temperaturas soportadas enfriaron el interés de éstos por detectar problemas (particularmente puntuales y coyunturales), publicarlos (o publicitarlos) y, con devoto “compromiso patriótico” remitirse, cada vez y sin más, a exponer y acrecentar una virtual cartelera de “culpables”?.
Nada de esto ha sucedido en el transcurso de este enero.
No obstante, como no podía ser de otra manera, la educación ha mantenido su vigencia en la “cartelera nacional”, indefectiblemente incorporada ahora al discurso electoralista de una amplia gama de precandidatos a la presidencia de la República, pertenecientes a los tres partidos más votados hasta el presente.
Todos, sin excepción, coinciden en que un profundo cambio en la educación nacional es perentorio. Y por ahí se plantea aumentar significativamente el número de escuelas de Tiempo Completo, incidir fuertemente en la formación de los Docentes, trasplantar en lo público las “exitosas propuestas de la educación privada, que tan buenos resultados logran”, extender el año lectivo a 200 días de clase, fijar el nuevo presupuesto en un 6% del P.B.I, reproducir las experiencias público-privadas de los liceos Impulso y Jubilar….
Y no olvidemos que ha quedado en suspenso el anunciado viaje de uno de los precandidatos a Finlandia, con el propósito de “copiar” su sistema educativo. Sospechamos que lo debe haber desmotivado la publicación de los resultados de la última prueba PISA, pues, mientras Uruguay descendió cinco lugares en el ordenamiento de las naciones participantes, entre 2009 y 2012, el “país modelo” cayó- en el mismo período- del primero al lugar n°12. Nada se ha sabido sobre la posibilidad de que haya decidido ahora viajar a Shangai, Singapur, Hong Kong,Taipei o Corea, que se han adueñado de los primeros lugares en la prueba.

Si consideramos que cada uno de estos planteamientos pertenece a diferentes precandidatos, debemos concluir que, o se están “guardando” aún mucho del contenido de sus propuestas, o el reduccionismo y la ridícula simplificación de lo complejo continúa campeando en el ámbito político, respecto a la educación.
Y más; si se reuniese la totalidad de los planteamientos en una única propuesta, no alcanzarían a constituir un proyecto serio, realmente removedor para nuestra educación

Con respecto al planteo de multiplicar las escuelas de Tiempo Completo, parece desconocerse que queda poco margen para continuar extendiendo la propuesta, puesto que el elevado número de escuelas urbanas que funcionan en doble turno, o las que ocupan de a dos un mismo local, obligaría a duplicar la capacidad edilicia de los centros o desdoblarlos mediante la construcción de nuevos locales. Si a esto se agrega el necesario aumento de Docentes y Auxiliares con mayores salarios, los gastos en alimentación, mobiliario, materiales didácticos, ¿podría alguien imaginar por cuanto debería multiplicarse el presupuesto en educación primaria para cumplir solo con esta meta?. Pero preocupa, además, que se siga concibiendo en el discurso político a la propuesta de T.C. como una “escuela de apoyo y contención para los alumnos más pobres; y como la única posibilidad de aplicación a nivel nacional.
Nadie ha hecho referencia a otros formatos escolares que podrían ser tanto o más atractivos que el de Tiempo Completo. Sin ir más lejos, la propuesta de Extensión Pedagógica merece que se le atienda y se le dé seguimiento por el potencial que comienza a mostrar.
Y más; si las autoridades y técnicos de la educación tuviesen la valentía de orientar un proceso de mayor autonomía para los centros, ¿cuántos formatos exitosos podrían emerger de las comunidades, como producto de la inteligencia colectiva, los aportes y el esfuerzo de todos sus actores?.
Por aquí, hemos dejado planteados algunos aspectos que deberían considerarse cuando se piensa respecto a la propuesta escolar de T.C: - la expansión del modelo comienza- por motivos presupuestales- a recorrer un proceso de enlentecimiento y ha de detenerse a mediano plazo.
-Los que plantean la discusión en los términos: “menos escuelas de 4 horas y más escuelas de T.C. para mejorar la educación”, ponen de manifiesto dos cosas: 1- desconocen que su propuesta se debe integrar,en realidad, al vasto campo de los formatos escolares y 2- caen en la paradoja de pretender resolver el amplio y complejo problema de la educación uruguaya con, digámoslo de alguna manera, la “ingenuidad” del que confunde la rama con el árbol.

Con los mismos criterios podríamos encarar, una a una, el análisis de las demás propuestas, pero muy poco agregaríamos a la comprensión del tema.
Piénsese por un momento:
* ¿En qué modelo de Formación Docente se sustentaría un gran proyecto de cambio para la educación? ¿El actual, la Caja de Pandora del IUDE, otro formato?...
¡Ninguno! Porque el CAMBIO ha de ser en primer término e indefectiblemente estructural; nunca sectorial.
*¿Qué expectativas de mejora puede alentar el agregado de doce o trece días al calendario anual de clases, si no se concibe la medida en un amplio paquete de acciones realmente trascendentes?
* ¿Qué lucubraciones surrealistas pueden dar fundamento a una concepción de educación pública nacional, que admita la posibilidad de funcionar con el modelo de educación privada, o público- privada, como la que han venido desarrollando dos liceos capitalinos en zonas de riesgo social crítico?
*¿Qué certezas de cambio puede transmitirnos el anuncio de que se habría de elevar el presupuesto de la enseñanza al 6% del P.B.I?. Aun partiendo de la premisa de que con más dinero pueden realizarse más y mejores cosas, lo importante, lo trascendente, es conocer las políticas educativas, los planes, los proyectos y las acciones en los que se ha de invertir el dinero de los uruguayos

Corren tiempos políticos…
Tiempos para evaluar, reflexionar, planificar, proponer, unos…
Tiempos para escuchar, analizar, discutir, aportar, decidir, otros…
La educación uruguaya continúa aguardando el gran salto cualitativo que le permita abandonar su estancamiento de tres décadas.
La sociedad uruguaya reclama ese cambio cualitativo, porque tiene clara conciencia de que en ello, se juega su posicionamiento entre las naciones verdaderamente desarrolladas.
No es casual que la totalidad de los precandidatos estén ubicando a la educación en el primer lugar de sus prioridades. Sin embargo, hasta ahora no aparecen propuestas que, con visión global, puedan iniciar un auténtico proceso de refundación de la educación nacional.
Es impostergable instrumentar un VERDADERO SISTEMA EDUCATIVO, de cuyo funcionamiento deberá responsabilizarse, en todos sus niveles, el Ministerio de Educación. Habrá que reformar la Constitución y la Ley General de Educación, para redimensionar el concepto de autonomía que privilegia la independencia absoluta de los Consejos Desconcentrados, en detrimento de la coherencia necesaria entre los diferentes niveles que constituyen un SISTEMA y replantearse, además, su constitución.
Si no existiese la decisión y el coraje para impulsar estas reformas, aún podrían instrumentarse formas efectivas, consensuadas que comprometan a los Consejos a generar esa coherencia en lo que tiene que ver con propósitos y objetivos comunes, acciones, programas, enfoques didácticos, trayectorias escolares continuas, etc., sin llegar a violar su “sagrada autonomía”.

Es necesario que el Sistema se defina respecto a asuntos doctrinales esenciales:
*Enseñar o educar?
*Priorización del saber o del saber hacer?
*Información direccionada o construcción compartida?
*Integración parcial o inclusión total?
Concluida esa etapa y con el enfoque que la posición asumida determine, deberá ponerse bajo la lupa la totalidad de los planes de estudio.
Deberían después definirse las políticas educativas necesarias para desarrollar y fortalecer el proyecto:
Formas de atención a la diversidad (en todas sus manifestaciones).
Impulso y acompañamiento de proyectos educativos autónomos - locales.
Coordinación entre los Consejos, los Docentes y las instituciones de Formación Docente básica y en servicio.
Mejoramiento de las condiciones laborales para los docentes: salario, compensaciones, estímulos; radicación de cargos en un único centro; elecciones de cargos regionalizadas por jurisdicciones, por zonas departamentales; equipos interdisciplinarios de apoyo; …

Corren tiempos políticos…
La ciudadanía, la nación toda merece que se le planteen propuestas serias para la discusión y la posterior toma de decisiones; particularmente en Educación, porque existe plena conciencia de que se ha agotado el tiempo para diagnósticos y divagues… .


(*) Maestro en escuelas públicas y privada. Director efectivo en
Escuelas Comunes, Habilitadas de Práctica y Tiempo Completo.
Inspector de Distrito (E) e Inspector Departamental (S) del
C.E.I.P.. Profesor de Didáctica, Investigación Educativa y
Enseñanza de las CC.SS. en el I.F.D. de Rocha.