escenarios.uy

Switch to desktop Register Login

La libertad del dibujo

La libertad del dibujo
Setiembre. Domingo Ferreira, artista visual, ilustrador y diseñador gráfico, ha publicado trabajos como dibujante en los Semanarios:Marcha, Jaque, Opinar, Brecha y Cultural de "El País". Ilustrador de cubiertas de libros para las Editoriales: Arca, Banda Oriental, Minotauro, Sudamericana y El Ateneo.

Ha realizado exposiciones individuales y colectivas de sus trabajos en Montevideo y Buenos Aires. Actualmente continúa trabajando como docente de ilustración, actividad que ha desarrollado en el Instituto Strasser (Dibujo de moda) y para Centros MEC de Florida y Maldonado. Es consultor de diseño para Forma Studio.
Escenarios.uy estuvo en la inauguración de su muestra en el Museo de Artes Plásticas de Tacuarembó, logrando una disfrutable entrevista con el artista.

- Ferreira, ¿continúa la tarea como ilustrador para medios periodísticos de la Capital del país?
En este momento no estoy trabajando para ningún medio de la Capital, sí lo hice. Lo que estoy realizando en este momento son talleres desde hace cinco años. Una experiencia de práctica del dibujo como creación, sin pretenciones de lograr artistas sino brindarles la posibilidad de experimentar, el placer de dibujar... que para mí es muy importante.
-¿En qué Departamentos está llevando adelante esos talleres?
Esos talleres se desarrollan a través de los Centros MEC y el Ministerio de Educación y Cultura. Acerqué una propuesta y la aceptaron. La primera experiencia la hice en Fray Marcos y Florida, en el Departamento de Florida, y luego en Pan de Azúcar, en Maldonado. Esos talleres tuvieron continuidad al año siguiente. Es una experiencia diferente, interesante en todos los sentidos; escapa al taller clásico de aprendizaje de dibujo, es muy abierta y trato de estimular a las personas en el sentido que todos podemos dibujar; dibujar está al alcance de todo el mundo, es muy divertido.
 
-En la muestra que se está exponiendo aparecen diversas técnicas. ¿Puede comentarnos algo al respecto?
Sobre todo son técnicas que he usado por años, que son: tinta china y lápiz grafito; además hay técnicas que he investigado por mi cuenta, que son mezclas de materiales.
-¿Como cuáles?
Tizas-pastel, tizas-pastel aguadas, es decir trabajadas con agua y pincel, mezclas de dibujo-grafito con esfumado, difuminado con lápiz carbón y empleo mucho el agua como elemento de dispersión del material, para experimentar con el color y con lo que va produciendo el agua sobre el trabajo.
 
-Con respecto a la temática, ¿se centra en alguna en especial?
Yo trabajo sobre imágenes que son reconocibles, pues trabajo sobre la figura humana fundamentalmente. Pero es una figura humana transformada a través de la "deformación".
-¿Con esa "deformación" qué pretende transmitir?
Lo que pretendo es demostrar las características de la libertad del dibujo. Ahí es el dibujo el que deforma, o sea, el dibujo tiene la capacidad de transformar la realidad a través de una imagen y no repetirla mecánicamente como una foto, sino hacer su propio trabajo... exagerar, puntualizar, deformar. No toda deformación es mala, yo le llamo deformación a transformar una forma. Más que deformar sería transformar. En el dibujo también, lo que trato de representar modestamente es la transformación de la realidad, porque la realidad no está fija, se está transformando delante de nuestros ojos constantemente y siempre se nos escapa por la velocidad con que cambia... y está bueno que se nos escape.
-Admite muchas interpretaciones...
Claro, mientras tengamos muchas interpretaciones estamos vivos... cuando tenemos una interpretación empezamos a morir.
-¿Se formó como dibujante en alguna escuela en especial?
Autodidacta. Y sigo aprendiendo... a medida que pasa el tiempo sigo descubriendo la potencialidad del dibujo más que la potencialidad mía.
-¿Tiene algún artista como referente?
Sí, claro. Para mí observar dibujos de Durero, de Rembrandt, contemplar las pinturas, dejarme impregnar por lo que estoy mirando... en la pintura nacional: Figari, Torres García... detenerme ante ellas y dejar que la obra se incorpore a mí.
-¿Usted espera que eso pase con quienes observan sus obras?
La propuesta mía, en definitiva, está apostando a eso. Todo trabajo intelectual que sea digno de que se llame TRABAJO tiene que ser arduo. No hay trabajo intelectual fácil. Para mí dibujar, más que un acto intelectual es un acto creativo y la creatividad es el ejercicio de la libertad... pero de la libertad creando estímulo... no de la libertad hago lo que me da la gana. Si puedo transmitir algo positivo a quien observa mi obra, ya está logrado el objetivo porque cada persona que mira un cuadro ve algo distinto; cada persona que lee un libro, está interpretando de manera distinta ese libro.
-El que aprecia la obra la recrea...
Claro, tiene la necesidad de recrearla para poderla interpretar.

                      ¡Muchas gracias Domingo Ferreira!