escenarios.uy

Switch to desktop Register Login

Una Artista de La Paloma

Una Artista de La Paloma
Setiembre. A todos nos gusta andar por la vida, si nos vamos enfrentando a hechos o a personas positivas, que nos cargan de entusiasmo y ganas de crear. Eso sucedi√≥ cuando, entre risas, lleg√≥ la presentaci√≥n de una mujer mayor pero din√°mica,el d√≠a que comenz√≥ a funcionar el Taller de Escritura Creativa, en el Centro Cultural de La Paloma.
En ese lugar, nos reuníamos un grupo de amantes a la lectura, pero con intensiones de escribir.
Mi reconocimiento y afecto hacia esa mujer conversadora, creció el día que presentó su primer trabajo escrito.
Raquel, es completa, pensé.
Hasta ese momento, sab√≠a que Raquel Fern√°ndez era una pintora que hab√≠a regresado a La Pedrera, luego de muchos a√Īos de vivir en Montevideo y que un d√≠a, se hab√≠a instalado en La Paloma. No sab√≠a de su larga vida entre l√°pices, pinceles, √≥leos y tintas. No sab√≠a que se hab√≠a casado y que de ese matrimonio hab√≠a nacido una hija que hoy es arquitecta y que, como todos los abuelos, habla y habla de su nieta. Pero el d√≠a que ley√≥ su texto breve, se convirti√≥ en escritora. En ese momento, pens√©:
Solo una mujer sensible puede escribir de esa manera.
Ese día supe que estaba ante una artista, y resolví conversar con ella para que se integrara a nuestra revista. Y así fue.
La lluvia y el viento que arreciaban sobre La Paloma, no fueron obstáculos para visitar su casa en Calle del Sol, donde, entre historias, dibujos y óleos, comprobé ante quién estaba, aunque ella insista:
Yo no soy una artista. Soy maestra de taller.
 
Supe que comenzó muy temprano el contacto con maestros, aunque no siempre contó con el beneplácito materno. Pero pudo más el amor por el arte.
Hoy puede hablar con satisfacción de su pasaje por la Escuela de Bellas Artes, dirigida en ese entonces por el plástico Pastor. Al pasar, nombra uno de sus profesores (José María Pagani). En forma particular, integró el taller de Mario Radaelli. Se detiene en la relación entre la plástica, el lenguaje y la filosofía china, y en forma especial, las clases de Siao-iu, con quien anduvo por los senderos misteriosos e intrincados de ese arte milenario, casi desconocido para los occidentales. Con Rimer Cardillo, artista que continuó con éxito su carrera artística en Estados Unidos, entró en los secretos del grabado.
Al final compruebo que no es una inexperta y que durante su largo aprendizaje, que nunca finalizará, dominó a las figuras (en especial de aves), a las carbonillas, tintas chinas, óleos, lápices, por igual.

Por sus expresiones, deduzco que su interés primordial está centrado en la pintura china y en el dibujo.
Entre historias, asociadas a su vida personal o como pl√°stica, entre carpetas y carpetas, que al abrirse dejan salir dibujos y dibujos, como aparecen los hongos bajo los pinos de La Paloma, voy enter√°ndome de su amor por todo lo art√≠stico. Esos magn√≠ficos dibujos realizados con grafito o con carb√≥n, captan mi inter√©s (de ah√≠ las fotograf√≠as que acompa√Īan).
En un momento, compruebo que el viento y la lluvia no han amainado, y que, a la vez, han sido los compa√Īeros imprescindibles para bucear con gusto por el arte y las historias de esta palomense. Solo el tiempo pudo interrumpir el encuentro mediado por el arte.
Sé que este artículo es apenas una introducción a la rica historia de una mujer que merece ser conocida. Acá solo va el primer acercamiento. Estoy seguro de que vendrán otros. La artista y la población de Rocha, lo merecemos.

wrr